El día en el que reinó el verde

Cuando en 2013 Manuel Castillero pintó «The day in which silence reigned in Congress», el cuadro que proyecta un futuro distópico para el Congreso de los Diputados, no sabía que viviríamos una pandemia como la del coronavirus. En su obra, imagina el día en el que reinó el silencio en un hemiciclo cuyo techo ha caído sobre las bancadas de gobierno y oposición, en el que las maderas nobles de nuestro parlamento empiezan a pujarse por la humedad y por la lluvia que entra por el inmenso hueco abierto allá donde Tejero colocó su firma a modo de disparos el 23F. Impacta ver cómo asientos, pasillos y otros espacios están tomados por la naturaleza, principalmente por malas hierbas, un concepto tan humano como el del propio silencio.

Castillero pintó aquel cuadro como crítica a la clase política, en unos meses de importantes tensiones entre los partidos, y ganó el premio Figurativas 2015. En plena crisis económica, «que tuvo un gran impacto en los artistas», esta obra y la serie que la acompañó fue una especie de «vanitas» que nos recordaba que “cualquier poder es efímero”. Por eso pintó también la Bolsa de Madrid, el Palau de las Artes de Barcelona y el Vaticano, invadidos por el verde salvaje, metáfora de la caducidad de la Economía, la Cultura y la Religión. (Seguir leyendo en Diario Córdoba)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s