Clima

Hola, soy el clima. Me he dispuesto sobre el país como si fuera una enorme nave espacial incandescente de unos 900 kilómetros de diámetro y he calentado el verano para llevaros al extremo de vuestras posibilidades.

Lo habéis notado, ¿no? Era horrible estar en la calle desde antes de las diez de la mañana, nada que decir del mediodía y la sobremesa, pero lo más excitante llegaba de noche cuando esperabais que el viento ayudara a refrescar el ambiente, a reducir la temperatura del granito recalentado. Ingenuos, me notabais ahí, ¿verdad? Un día tras otro, una alerta sobre otra, hasta agotaros.IMG_1354

Y cuando creíais que ibais a escapar de mí huyendo a la costa os regalaba grandes dosis de humedad y soñabais con volver al interior. Y cuando viajasteis al centro del país, para vivir el verano del ocio y la cultura despertasteis con la nariz atascada, como un día de resaca de feria y os extrañó sangrar. Y os resguardasteis en habitaciones de hotel, y yo mandé más polución por sus conductos de aire acondicionado, de día, de noche. Y volvisteis a sangrar, y decidisteis subir a la piscina desbordante del hotel y al comprobar que estaba salada pensasteis que a alguien se le había ocurrido llenarla con agua del mar, a pesar de estar en la capital, alejados de la costa, sin reparar en que era yo quien había salado esas aguas con polvo y gases nocivos.

Soy el clima, este clima, y no es que haya venido para quedarme, es que llegará un momento que echareis de menos el verano que este año os he regalado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s