Ni rosas, ni libros

image

Eso que ven debía ser una ‘biblioteca pública’ o una zona ajardinada, en concreto una ‘rosaleda’. Por el momento no es ni lo uno ni lo otro y ahora tampoco parece ser una ‘biblioteca en potencia’, como lo ha sido desde 2007. Habrá quien lo defina como ‘solar’, aunque creo que es mucho más; sólo hay que mirar bien. El lector atento podrá ver cómo en la esquina inferior izquierda ha brotado una higuera, cómo a la derecha, en el centro de la imagen, se atisban unos restos de cartón y quizá plástico, cómo Jaime ha escrito en esta especie de minarete cuya utilidad desconozco. Hay todo un mundo entre ese perímetro de vallas metálicas. No hace falta afinar mucho la mirada para detectar obviamente los cardos borriqueros como especie predominante del solar. Ni rosas ni libros, nada que ver con San Jordi.

Es ilimitada nuestra capacidad de sorpresa, al menos la mía. Porque nadie esperaba ya que la biblioteca fuera construida, pero no me negarán que la intención del alcalde de trasladarla a otro lugar abre un mundo fascinante de fantasía e imaginación, con forma de contenedor cultural con colores, con forma de recreo urbanístico y nuevo pgou más humano. La política es el arte de la fantasía.

Ahora que se lleva tanto esto de los datos, alguien debería calcular qué perjuicio económico ha ocasionado, está ocasionando y ocasionará la incapacidad de quien nos ha gobernado, nos gobierna y nos gobernará.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s